Objetivos

SATTUI nace como organización sindical específica en el ámbito de la Educación Superior y la Investigación por la necesidad de lograr una representación cuantitativa y cualitativa del personal de universidades y centros de investigación que permita afrontar y superar las problemáticas específicas, muy diferenciadas, que afectan a estos sectores y a veces, al resto de sectores educativos.

Se constituye como organización sindical para poder abordar dichas problemáticas con verdadera autonomía y con capacidad plena de decisión, de forma que garantice la representatividad real de las trabajadoras y los trabajadores en defensa de sus derechos e intereses, en el ámbito de trabajo de la educación universitaria y de la investigación.

SATTUI asume el modelo asambleario para su organización interna y establece este mismo sistema para el proceso de toma de decisiones dentro de cualquiera de sus órganos. Un asamblearismo que sea real y conlleve que las decisiones siempre serán tomadas por la afiliación o por los propios trabajadores y trabajadoras, evitando de este modo que se generen núcleos de poder que acaben anteponiendo sus intereses particulares a los de la organización.

Por eso, en nuestros estatutos se establecen los mecanismos necesarios para evitar la corrupción del poder y las malas prácticas que pueden interferir en el desempeño de las funciones inherentes a las tareas de representación sindical. Entre ellos, se encuentran la limitación de los mandatos, la incompatibilidad en el desempeño de funciones o responsabilidades en varios órganos del sindicato, y la invalidación de toda decisión que no nazca directamente de la afiliación.

SATTUI considera las organizaciones sindicales como un instrumento más de participación ciudadana, igual de imprescindible, pero a la vez distinto a los demás. Las organizaciones sindicales, junto con el resto de organizaciones sociales, son necesarias para la construcción y el avance de nuestra sociedad. Pero a su vez, SATTUI considera que, como organización sindical, su fin último debe ser el de servir única y exclusivamente como instrumento organizativo de las trabajadoras y trabajadores para la defensa y el progreso de sus derechos e intereses laborales. Por ello, esta organización sindical va más allá de la mera declaración de intenciones y adopta como principio básico y fundamental la independencia real respecto de cualquier ideología, creencia, partido político u organización social.

Para garantizar esta independencia SATTUI declara como únicos objetivos la defensa y promoción de los derechos e intereses laborales del personal a quien representa, excluyéndose de facto cualquier alianza con organizaciones distintas a las sindicales o que pretendan objetivos distintos a los estrictamente laborales, ya sean éstos de carácter político, ideológico, religioso, o de cualquier otro tipo.

Para reforzar dicha independencia y procurar que la misma sea real y efectiva, SATTUI no podrá recibir ninguna subvención, excepto aquellas de carácter finalista y destinadas a cuestiones estrictamente laborales. Por ello, SATTUI rehúsa de inicio aquellas destinadas a la formación de trabajadores y trabajadoras, las cuales se entiende que deben ser gestionadas directamente por los agentes obligados a ello, bien sean estos la administración, bien los propios empleadores.

Con ello se pretende evitar el clientelismo, la pérdida de independencia para la organización sindical e incluso la posibilidad de que se generen casos o comportamientos corruptos. Estos comportamientos pueden conllevar la pérdida de garantías y el trato discriminatorio en cuanto al derecho a la formación para una parte de los trabajadores/as, ya que a menudo, ha supuesto una gestión que no ha garantizado la igualdad de oportunidades.

SATTUI se organiza y se compromete a funcionar de manera transparente porque considera que la transparencia no solo debe ser una reivindicación, sino una práctica real y efectiva. Por ello, sus cuentas, su patrimonio, sus acuerdos y las acciones que emprenda se harán públicas y accesibles para cualquier trabajador, sea o no afiliado.

SATTUI velará por evitar la endogamia ya que la considera uno de los grandes males de los que adolece tanto el mundo sindical como el laboral. Se trata de una práctica cada vez más extendida en el ámbito laboral, y particularmente en el universitario, que no deja de ser una forma más de discriminación y corrupción pues antepone los intereses particulares a los generales. La endogamia, maliciosamente fomentada en demasiadas ocasiones desde las propias organizaciones sindicales en la lucha por los réditos electoralistas, divide y genera rivalidades que socaban la unidad sindical en detrimento de la igualdad de oportunidades y de la defensa de los derechos laborales.

SATTUI considera trabajador a cualquier persona que tenga capacidad y deseo de trabajar. Por eso, tanto en el análisis y enfoques que se realizarán, como en la propia toma de decisiones, se deberá de tener en cuenta no sólo a los trabajadores y las trabajadoras con derecho a voto en las elecciones a representantes de los trabajadores, sino también y especialmente, a los trabajadores desempleados a los que la Ley impide poder ejercer este derecho.

SATTUI considera que las elecciones a representantes de los trabajadores/as sólo será un mecanismo para detectar el nivel de coincidencia entre sus planteamientos y las aspiraciones y expectativas de los trabajadores con derecho a voto. Por lo que, el interés de esta organización sindical en las elecciones será la de obtener la legitimación para el ejercicio de su labor representativa.

Los logros electorales nunca se convertirán en el fin último de la organización sindical.

Para garantizar la democracia interna y evitar la perpetuación en los cargos de gestión y organización del sindicato, que conlleva demasiado a menudo la oligarquía en el seno de estas asociaciones, SATTUI limitará a dos mandatos la permanencia en dichos órganos de gestión y organización. Además, y en coherencia con todo lo anteriormente expuesto, exigirá siempre un comportamiento íntegro, consecuente y honesto a su afiliación y, especialmente, a sus representantes. Por ello se aprobará un “Código Ético” que desarrolle y complemente los presentes estatutos.

Con el fin de no condicionar los objetivos sindicales, SATTUI entiende que la ideología debe permanecer en el ámbito de lo personal y privado de la afiliación. El único límite ideológico está en los pensamientos antidemocráticos o que no tengan una base ética.

En cuanto a las políticas de igualdad de género, SATTUI, en su compromiso por la igualdad entre hombres y mujeres, impulsará y defenderá políticas que combatan la discriminación por razón de género o sexo y las malas prácticas, situando a las mujeres en plano de igualdad, tanto dentro como fuera de la organización sindical, en todo lo que afecte a su situación y problemática laboral y profesional.

Del mismo modo, adopta el compromiso de fomentar la representación paritaria en todos los órganos de gestión y representación del sindicato.

Por lo que respecta a la salud laboral, SATTUI la considera como un derecho irrenunciable de especial protección. Por ello, no escatimará esfuerzos en la lucha por lograr que el trabajo sea lo más saludable posible en cualquiera de las áreas a las que afecta su estudio. A este fin, se realizarán propuestas, controles y seguimientos orientados a conseguir la mejora continua de las condiciones de trabajo, para que estas sean seguras y saludables en todas las áreas de riesgo.

Además, SATTUI pondrá especial atención en los riesgos psicosociales, por tratarse de un área de riesgo de especial incidencia y gravedad en las universidades y centros de investigación, pero menos aceptada y reconocida por sus respectivas administraciones y equipos de dirección, a pesar de las consecuencias tan devastadoras que puede llegar a tener sobre la salud y dignidad de sus trabajadores y trabajadoras.

El equipo de SATTUI.